fbpx


0

Total $ 0
 x 

No tiene artículos en su carrito de compras.

Carrito vacío

¿Cómo limpiar las juntas de los pisos y azulejos?

 

Juntas, qué dolor de cabeza. Lo que hay que juntar es el valor para limpiarlas. Lo que hay que juntar son unos buenos productos con los cuales lograr que queden lo más impecables posible. El problema con estas rayitas es que van acumulando la suciedad que llega a través de las ventanas y que vamos dejando con nuestros zapatos al caminar. Y su limpieza, por supuesto, no es sencilla. Como dirían nuestras abuelas, no es soplar y hacer botellas.

imagen 2022 09 19 111601925

 

Ármate de paciencia

Limpiar las juntas, además de no ser una tarea fácil, es una labor dispendiosa que requiere mucho tiempo, paciencia y dedicación. Piensa en la cantidad de juntas que tiene el piso de tu casa o apartamento. Y a eso, súmale que en cada puedes estar, inclusive, más de un minuto. Entonces, si la limpieza del hogar en general puede tomar toda una mañana, con juntas incluidas puede ser más aún extensa. Paciencia; los resultados valdrán la pena.

Prepara tus rodillas y espalda

Ya hablamos del tiempo que deberás pasar limpiando las juntas, pero hay algo aún más importante: debes prepararte como si de una maratón se tratara. Para limpiarlas, por supuesto, tendrás que agacharte y arrodillarte. Estarás en esa posición por largo tiempo, por lo que debes buscar la manera de hacer pausas activas o hacer la limpieza por partes para que no termines con tus rodillas desgastadas y un dolor de espalda insoportable.

Cepillo, agua, jabón y algún trapo

Todos, productos que puedes encontrar en KipClin. Este va a ser tu kit para la limpieza de juntas. Estamos hablando de pequeñas ranuras que son inalcanzables por las trapeadoras. Necesitas algo más angosto y de cerdas más finas, como un cepillo. El agua y el jabón, básicos en cualquier proceso de aseo. Si tienes desinfectante y desengrasante, mucho mejor. Y el trapo, para que vayas controlando la suciedad que sale de las juntas.

imagen 2022 09 19 112215854

Comprométete con frecuencia

Parece obvio, pero siempre es una buena oportunidad para recordarlo: la mejor manera de evitar las limpiezas recargadas, es aseando los espacios con frecuencia y constancia. Unas juntas que llegan al punto de ponerse negras, son señal inequívoca de que fueran descuidadas por mucho tiempo. Para no tener que pasar por esto de una manera extrema, lo mejor es asear cada semana, o cada dos en su defecto.

No son solo los pisos

¡Las juntas por excelencia! ¿Sabes cuáles son? Están en el baño; más precisamente en la ducha. Seguro ya las descubriste. No es solo el piso de la ducha; es también mirar en detalle la suciedad, la grasa y la mugre que van acumulando las paredes. Sí, los famosos azulejos. En ellos es aún más notorio lo que hay en las juntas.

imagen 2022 09 19 112312986

La buena noticia es que estos puedes limpiarlos parados, así que tu espalda no sufrirá tanto como con las otras.

¡Por fin terminamos!

Cuando el trabajo está hecho, es importante dar un último repasón. ¡Calma! No estamos hablando de repasar la limpieza de las juntas una por una. Nos referimos a trapear nuevamente el hogar para dar una mayor sensación de limpieza. Esta última ya puede ser con tu fragancia favorita para que el espacio, además, quede con un olor agradable.

4

¿Necesitas
asesoría?

en KipClin te ayudamos

Quiero que me contacten
¿Te gusta nuestro contenido?
Suscríbete a nuestras publicaciones
Ya estás inscrito.

Al seleccionar esta casilla admito que he leído y acepto los términos y condiciones del sitio, la política de privacidad y el habeas data de KipClin.