0

Total $ 0
 x 

No tiene artículos en su carrito de compras.

Carrito vacío

Contaminación cruzada hospitalaria

Ya hemos hablado en artículos anteriores acerca dequé es la contaminación cruzada, cómo evitarla y sobre los códigos de color como uno de los métodos importantes para prevenirla. Es importante recordar que los cuidados que hay que tener con la contaminación cruzada dependen también del tipo de establecimiento, es decir, hay unos controles especiales si se trata de la contaminación cruzada hospitalaria, en un laboratorio, en un restaurante, etc. Hoy, profundizaremos sobre los cuidados que se deben tener para evitar la contaminación cruzada en hospitales o centros de salud.

Contaminacion Cruzada Hospitalaria

La contaminación cruzada es una de las grandes preocupaciones de profesionales y pacientes de hospitales o centros médicos en general, pues supone la principal causa de infecciones nosocomiales, “las infecciones contraídas por un paciente durante su tratamiento en un hospital u otro centro sanitario y que dicho paciente no tenía ni estaba incubando en el momento de su ingreso” según la OMS.

La transmisión de infecciones puede darse por contacto con la piel, por vía aérea, al dispersarse los microorganismos por medio de pequeñas gotitas que pueden permanecer en el aire por largos períodos de tiempo, o por vía sanguínea.

Es importante localizar los focos de infección para extremar las medidas de higiene y desinfección:

  • Las manos son unas de las principales transmisoras de gérmenes en cualquier entorno. Lavarlas correctamente con agua y jabón ayuda a salvar vidas.
  • Un alimento mal cocido o la falta de higiene en los platos puede transmitir gérmenes fácilmente a través de los alimentos.  
  • Muchas infecciones se producen después de algunas operaciones si los instrumentos quirúrgicos no se esteriliza correctamente. 
  • El carrito que se emplea para el transporte de medicamentos o equipos de diagnósticos, puede verse contaminado después de atender cualquier urgencia. Es importante desinfectarlo correctamente entre un paciente y otro.
  • Los computadores, teclados, celulares, son verdaderos nidos de bacterias y aún más peligroso si consideramos el tipo de patógenos que habitan en los hospitales. Se deben limpiar y desinfectar con regularidad. 
  • Cojines, sábanas, cortinas o demás superficies textiles, no solamente deben lavarse sino también desinfectarse para evitar la propagación de gérmenes. 
  • Cualquier espacio, instrumento, material o superficie que haya entrado en contacto con el paciente es susceptible de acumular una gran cantidad de gérmenes. Por ejemplo, los informes o historiales médicos, son manipulados por una gran cantidad de personas al día. Para frenar la proliferación de bacterias es importante mantener una higiene de manos constante y todos los equipos correctamente desinfectados.
  • Otras fuentes de infección que propician la contaminación cruzada son: las bacterias portadas por plagas o bacterias que pueden ingresar desde el exterior a través de los ductos de ventilación o conductos de los ascensores.

El análisis de riesgo de la transmisión cruzada es importante debido al creciente problema de la resistencia bacteriana y la transmisión hospitalaria. Los centros médicos deben tener en cuenta estas mínimas recomendaciones:

  1. Diseñar una política general clara para el control de la contaminación cruzada. 

  2. Vigilar y controlar es fundamental para determinar las situaciones en la cuales una enfermedad ocurre con frecuencia y prevenir epidemias. Prevenir mejor que curar.

  3. Mejorar el cumplimiento de las precauciones con énfasis en la higiene de las manos, incluyendo políticas de detección y estrategias de descontaminación.

  4. Minimizar la contaminación ambiental limpiando y desinfectando diariamente, supervisando los procesos y evaluando los resultados.

  5. Promover la utilización individual y exclusiva de material reutilizable en la asistencia de pacientes colonizados o infectados.

  6. Restringir el almacenamiento de equipos y materiales médicos y no descartar sistemáticamente los elementos consumibles utilizados en la habitación de un paciente (reesterilizar al salir).

  7. Educar permanente al personal y pacientes sobre temas de áreas de control, lavado de manos, esterilización y desinfección, enfermedades transmisibles y contaminación cruzada, es indispensable. 

  8. Vigilar las acciones del personal de mantenimiento en el hospital.

  9. Combatir la resistencia bacteriana a través del uso racional de los antibióticos. 

  10. Verificar la salud de los empleados periódicamente, tener en cuenta la profilaxis post-exposición, la vacunación anti-Hepatitis B y la influenza.  

  11. Evaluar los procedimientos, nuevos productos, dispositivos médicos y tomar medidas necesarias para hacer correcciones respectivas.

productos aseo limpieza negocio kipclin

¿Necesitas
asesoría?

en KipClin te ayudamos

Quiero que me contacten
¿Te gusta nuestro contenido?
Suscríbete a nuestras publicaciones

Al seleccionar esta casilla admito que he leído y acepto los términos y condiciones del sitio, la política de privacidad y el habeas data de KipClin*