0

Total $ 0
 x 

No tiene artículos en su carrito de compras.

Carrito vacío

Conoce las 6 cosas que debes desinfectar ahora mismo y cómo hacerlo

Cuando hablamos de estar libres de bacterias, normalmente pensamos en el baño o la cocina. Pero los gérmenes están en todas partes, incluso puede haber más gérmenes en tu teléfono celular que en la tapa de un inodoro limpio, esto se debe a que el baño lo desinfectamos con frecuencia, pero nuestro teléfono, no.

Estos son algunos de los espacios u objetos que dejamos sin limpiar por largos períodos, o limpiamos pero no desinfectamos, y que si están en tu lista de olvidados en la limpieza, debes desinfectar ahora mismo ya que contienen miles de bacterias que pueden generar alergias, gripes o enfermedades más graves.

1. Aparatos tecnológicos

Los computadores, especialmente el mouse y el teclado de la oficina, los teléfonos celulares, el control remoto del televisor o de consolas de videojuegos, son unas de las principales fuentes de enfermedad ya que están en constante contacto con nuestras manos y como estas no siempre están limpias, terminamos pasando virus y gripas de un lado a otro con facilidad.

Solución:

  • Apaga los dispositivos, sacúdelos y límpialos con paños húmedos desinfectantes, por lo menos una vez a la semana.
  • No olvides lavar tus manos varias veces al día.
  • Utiliza gel antibacterial para disminuir el riesgo de dejar y recoger bacterias.

Bacterias Computadores

 

2. Cauchos o empaques de la nevera y la lavadora

La nevera es un foco importante de contaminación pues recibe diversas bacterias que provienen de los alimentos y empaques que traemos del supermercado, estas se acumulan especialmente en los pliegues de los cauchos o gomas que muchas veces dejamos sin limpiar. Allí se crea moho que es el entorno perfecto para reproducirse. 

Lo mismo pasa con la lavadora, el agua caliente y el jabón no son suficientes para desinfectar los cauchos y orificios donde se pueden acumular cientos de bacterias que provienen de la ropa muy sucia o de la ropa interior, que puede contener pequeñas partículas de materia fecal.

Solución: 

  • Asea la nevera y la lavadora por dentro una vez a la semana, teniendo especial cuidado con los empaques.
  • Usa primero un detergente para retirar la suciedad y luego aplica un desinfectante para eliminar los microorganismos.
  • En el caso de la lavadora, intenta separar la ropa más sucia para lavarla por separado y realiza una vez al mes un ciclo de lavado sin ropa con el desinfectante de tu preferencia.

 Lavadora

 

3. Tabla de picar

Las tablas de cortar también son entornos propicios para la incubación de gérmenes, se pueden encontrar millones de ellos viviendo allí, sobre todo si tienen grietas o cortes. Los patógenos que con frecuencia se transmiten son la salmonella, la escherichia coli y el campylobacter provenientes de las carnes crudas, frutas y verduras frescas.

Solución:

  • Evita la contaminación cruzada, limpia la tabla después del uso de cada alimento diferente.
  • Una vez terminada la labor, límpiala bien y sumérgela en desinfectante por lo menos por 10 minutos.
  • Si la tabla está deteriorada, con muchas ranuras o cortes, es mejor desecharla.

 Tabla Picar Sucia Limpia

 

4. Cepillos de dientes

Creemos que porque sirven para limpiar están libres de bacterias, pero no, los cepillos de dientes deben cuidarse de manera especial para que no se conviertan en el hogar ideal de los gérmenes. Generalmente están colgados en el lavamanos al lado del inodoro y si no tenemos la precaución de cerrar la tapa del inodoro al vaciarlo, los gérmenes se dispersan por el aire y llegan al cepillo, si al usarlo provocamos una herida en la boca, las bacterias podrían entrar y causar una infección.

 Solución:

  • Para empezar es importante tener la precaución de cerrar la tapa del inodoro antes de vaciarlo, así evitas esparcir bacterias por todo el baño.
  • Después de cepillarte los dientes, enjuaga el cepillo con agua caliente y sacúdelo bien para evitar la humedad.
  • Mantenerlo siempre libre de humedad, al igual que el recipiente donde lo ubicamos, es indispensable pues disminuye el riesgo de proliferación de microorganismos.
  • Una vez a la semana, sumerge el cepillo de dientes en un enjuague bucal antibacteriano durante diez minutos.
  • Si tienes el cepillo en un vaso, no olvides también lavarlo y desinfectarlo con frecuencia.

Cepillo De Dientes limpio

 

5. Canillas o grifos

La humedad hace de las canillas un buen lugar para los gérmenes, normalmente cuando nos lavamos las manos es porque las tenemos sucias y antes de poder lavarlas hay que abrir el grifo para que salga el agua, al finalizar lo cerramos y es allí donde, sin verlo, volvemos a ensuciarnos. Por otro lado, el agua que se queda en la tubería a lo largo de la noche incuba bacterias que también pueden causar diferentes enfermedades estomacales y respiratorias.

Solución: Lo ideal sería tener dispensadores de agua y jabón automáticos pero no siempre es posible, entonces ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Deja correr el agua por un minuto cada mañana antes de bañarte o servir agua para tomar o preparar alimentos.
  • Limpia todos los grifos dos o tres veces por semana con desinfectante.
  • Al igual que los grifos, desinfecta los pomos y tiradores de puertas. Los utilizamos una y otra vez a lo largo del día y los olvidamos a la hora de hacer el aseo.
  • Si estás en un baño público, utilizar una toalla de papel para cerrar la llave y para abrir la puerta al salir, de este modo evitas el contacto directo con las superficies contaminadas.

Lavamanos Sucio Limpio


6. Toallas y ropa de cama

La ropa de cama y las toallas se contaminan igual con bacterias y gérmenes, más aún si hay algún enfermo en casa. Cuando duermes los fluidos de tu cuerpo entran en contacto con almohadas, colchones y ropa de cama en general y esto sumado a las células muertas que que producimos diariamente, son el festín para los ácaros, insectos microscópicos y gérmenes en general que pueden causar problemas alérgicos y respiratorios. Con las toallas pasa lo mismo, la humedad que recogen durante el día y el hecho de que a veces no lavamos bien nuestra manos, hace que se contaminen fácilmente.

Solución: Para una correcta higiene ten en cuenta lo siguiente:

  • Lava la ropa de cama y las toallas cada semana con agua caliente. Utiliza la máxima temperatura (60º).
  • Tiende la ropa al aire libre para dejarla libre de humedad.
  • Guárdala en un sitio seco y cerrado.
  • No compartas las toallas con nadie.
  • No uses la ropa que tenías puesta en el día para irte a la cama.
  • También es ideal para una correcta higiene, lavar las almohadas cada tres meses, aspirar los colchones con frecuencia y cambiar tu pijama cada dos noches.

Sabana Limpia

 

Parece mucho trabajo para tener la casa o el lugar de trabajo limpio pero si tienes los productos adecuados podrías ahorrar mucho tiempo y dinero. Invertir en desinfección es invertir en salud.

 

asesoria productos limpieza kipclin2

¿Necesitas
asesoría?

en KipClin te ayudamos

Quiero que me contacten
¿Te gusta nuestro contenido?
Suscríbete a nuestras publicaciones

Al seleccionar esta casilla admito que he leído y acepto los términos y condiciones del sitio, la política de privacidad y el habeas data de KipClin*